This is my Kaunas xcuse

Una inmensa catedral blanca símbolo del eclecticismo enfrentada a un infinito bloque gris soviético con incontables ventanucos negros puede ser la imagen que mejor describa Kaunas. Todo ello rodeado de casitas que llegan hasta donde no lo hace la vista, todas ellas con las fachadas desconchadas pero coloridas. La calle principal llena de árboles, tiendas y fuentes, al estilo occidental desemboca en más callejuelas estrechas y austeras llenas simplemente de gatos, algún que otro solitario y paredes revestidas de historia. Estas a su vez, desembocan en lo que viene a ser el epicentro del capitalismo en Kaunas, el Akropolis, un imponente centro comercial laberíntico donde incluso Inditex tiene su sede lituana.

El constante contraste también está presente en las gentes que caminan por la ciudad, los más viejos con su pasado soviético a cuestas, y los más jóvenes triunfantes de poder vivir en uno de los países con mayor crecimiento económico, pero ninguno de los dos haciendo alarde de un carácter demasiado simpático. En sus entrañas, el lituano parece encerrar una mezcla de ruso y algo del latín y fluye como de si una bandada de pájaros gritando se tratara. Imposible hablar inglés, por ejemplo, en una frutería, y ni siquiera en la recepción de la residencia, donde a la amable señora de las llaves siempre hay que decir simplemente que sí -“teip, teip, teip”- porque no habla una palabra de inglés y nosotros, nada entendible en lituano. Ni siquiera en el acto de presentación del curso de la universidad, donde las únicas palabras en inglés fueron tres: Welcome erasmus estudents.

Los jóvenes lituanos aparcan su fachada de carácter agrio en casa para ensayar escenas dantescas en los bares, cuanto menos surrealistas, y cuanto menos graciosas. Robertas, el simpático amante de los extranjeros, nos pudo enseñar la primera noche que tras la fachada gélida, los lituanos se esconden la hospitalidad, pero la tienen, tal vez en el mismo sitio donde él se guardaba una botella de vodka que se bebió de un trago, y rematando la jugada con una frase digna de recordar para contar a los nietos: “No intentéis hacer esto, no sois de Europa del Este”.

Además, las calles están empedradas, hay obras en todas partes y hasta ahora sólo un ascensor de los que hemos conocido funciona. Las señoras mayores son inmunes al frío y colocan sus puestos de frutas y verduras en las calles, la mayoría de la gente va en bicicleta y Penelope Cruz está en todos los carteles habidos y por haber de Lituania. El animal más tipico de aquí es la avispa y el tiempo no es tan frío. Además, los residentes lituanos roban frigoríficos a los erasmus mientras ellos duermen y sus compañeras turcas, aun estando despiertas, no hacen nada por evitarlo. Al anochecer una incontable bandada de cuervos – que seguro en su día inspiró alguna leyenda lituana- es la encargada de esconder el sol, y teñir el cielo de negro.

Anuncios

One Response to This is my Kaunas xcuse

  1. Coralie dice:

    No es que no haga frio, es que estamos viviendo la mayor ola de calor del baltico de todos los tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: