Una ballena con moraleja

juno.jpg

Juno tiene dieciséis años. Juno va al instituto, viste vaqueros y converse, y camisas de camionero. A Juno le gustan las pelis de terror antiguas, y la música rock de los setenta. Juno es aguda, es inteligente, es despreocupada. ¿Especial? No. Simplemente Juno, hecha un sílfides o con un gran dilema a cuestas. Juno fue imprudente, o no lo fue. Juno se quedó embarazada. Juno no tiene mayor problema en pedir varios test de embarazo en la tienda del pueblo y comprobar su suerte delante del dependiente. No fue mayor trauma poner en sobreaviso a una madrastra y a un padre que piensan que habría sido peor que hubiesen encontrado a Juno esnifando cualquier sustancia. Tampoco supone un gran problema para ella contar con un futuro padre que no da indicios de querer serlo. Definitivamente, Juno no muestra en clave de drama la odisea que supone quedarse embarazada en plena adolescencia.

Juno te atrapa. No tanto por lo visual como por su lenguaje dinámico y ácido, que te mantiene con el botón de la risa activado en el cerebro durante los 96 minutos de metraje. Sarcasmo por doquier e ironías como que la protagonista – Ellen Page – valore la música que escucha el futuro padre de su retoño y que no le importen un comino las manías de la neurótica de su mujer.

No esperen encontrarse con el típico pastelón. No hay cabida para los momentos de reflexión en los que Juno mira nostálgica a su barriga preguntándose por su futuro. No sé si esto es positivo, porque se echa en falta el ingrediente amargo; quedarse embarazada a los dieciséis no debe de ser tan fácil como coger una guitarra y ponerse a cantar. Sin embargo, la película no pretende ser una moralina y si algo arrastra al público es la clave inverosimil en la que está contado el film, tanto que en ocasiones llegas a olvidarte del embarazo hasta el momento del parto – no, no es un espoiler, es algo obvio – cuando parece que vas a dar a luz junto con ella.

En definitiva, sarcasmo, ironía, diálogos inteligentes y momentos tiernos y entrañables cuidadosamente distribuidos en pequeñas dosis que hacen de Juno algo así como una chica de veintitantos años encerrada en un cuerpo de una niña de dieciséis embarazada.

* Sí, sé que no habré dicho nada nuevo que no haya dicho hasta ahora nadie sobre la película – teniendo en cuenta que se estrenó hace ya un par de meses – pero no tuve oportunidad de verla hasta ayer 🙂

Anuncios

4 Responses to Una ballena con moraleja

  1. lalalá... dice:

    muy bonito 😀

    juno es amor, y la actriz es preciosa

    y tú estás enganchada a una canción demasié

    besetee

  2. socioapatia dice:

    A mi Juno me pareció sobrevalorada. Vale que la chica es la polla y que tiene frases capaces de romper tobillos, pero la historia es un poco ñoña y el resto de personajes no está al nivel.

    No sé, le daba un siete

    P.D: a las tetas de la guionista, un 10 http://nymag.com/images/2/daily/entertainment/07/11/06_diablocody_lgl.jpg

  3. Sally Hayes dice:

    el destino y los gritos d emi ordenador, de internet y de blogspot que no me dejaban ya dormir, me han traido hasta aqui por tercer? vez. Sobre el embarazo tengo que decirte que Juno es Dios-a, aa, que diosa, y que espero no “volver preñada de Rusia”.

  4. flaca dice:

    AMO LA PELICULAAA!!
    la cancion del final es lo mas dulce, apesar de qe la letra sea una basuraa
    jajajaj
    pero la verdad qe le pongo un 10 a la peli
    y a la actrizz
    un 20!
    por la actuacion espectacular!
    ideal para su papeeell
    muy under!
    jajajaja
    impresionanteee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: