Dulces sueños

El viento no amainaba y no paraba de hacer golpear las persianas, que chirriaban contra el cristal. Los ruidos -golpes secos- que provenían del piso de arriba tampoco querían que durmieses, y preferías pensar que los provocaba alguna puerta mal cerrada, y no lo que realmente te parecía; el vecino de arriba -sí, el cocinero- arremetiendo con sus cuchillos contra la familia, con tal destreza que ni siquiera hacía falta despertarlos de su apacible sueño. Tú sin embargo estabas realmente atemorizado por el intrigante e implacable tic-tac, que aún por la mañana continuaría atormentándote, invadiendo tu calma y destrozándola durante el resto de horas que te quedan.

*esto es lo que pasa cuando te despiertas a las tres de la mañana y el viento silba en la calle.

Anuncios

2 Responses to Dulces sueños

  1. Peregrino dice:

    Muy ingenioso lo del cocinero, será eso de acabar de despertarse que trae las mejores ideas aveces…Dulces sueños

  2. socioapatia dice:

    Ay mi amigo el carnicero. Me cae bien la gente que se lleva el trabajo a casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: