Cóncavo

Me topé con tus ojos por primera vez mirándome desde el hueco cóncavo que guardas en tu pecho. Decidí desabrochar los botones que lo custodian y fui sacando uno a uno los secretos que se amontonaban en ese espacio tan reducido. Los cogía cuidadosamente con mis dedos y trataba de sentirlos míos. A veces me detenías y te tomabas unos minutos para explicarme su significado con paciencia, otras no te hacía falta más que la complicidad recién descubierta. Un día me aburrí,  o quizás fuiste tú quien se aburrió. Entonces realmente abrí los ojos y me topé con los tuyos en su sitio, llenos de indiferencia y perdidos en el vacío. Fue un placer descubrir que en aquel hueco no guardabas más que eso; vacío.

Bien, esta es mi aportación para el cuarto microrrelato del concurso que Ana  está haciendo en su blog…espero que no te moleste que haga publicidad aquí…

Anuncios

One Response to Cóncavo

  1. *Ana dice:

    Y si fue un placer descubir que sólo guardaba vacío, también encontrarás placer en comértelo cuando lleves tres meses sin hacerlo en el Polo Norte.
    Porque no es que no te importe, es que tienes hambre.

    Es un comentario típico para hacer en el fotolog, pero me apetecía hacertelo aquí (el comentario, digo ;P)

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: