Itaca

Cuando regresaste a Itaca te hubiera gustado seguir escuchando el griterío de  las sirenas. Te ensimismaste en tu viaje y trazaste una línea recta, no quisiste  ver los obstáculos y preferiste no atracar en cada puerto; no hay secretos más allá de Itaca; allí es donde la sabiduría y la felicidad residen, es allí donde tienen  su razón de ser. Tu única obsesión, aquella isla en la que reencontrarte contigo mismo. Itaca. Y ya no te sirve el arrepentimiento; dibujaste un mar en calma, hubieras corrido hasta Itaca, y ahora no te importaría lo más mínimo ser devorado por las fauces de Poseidón. Cuando regresaste a Itaca te asomaste al abismo de todo lo real, un espejismo más en el camino.

Anuncios

2 Responses to Itaca

  1. Javi dice:

    Creo que no me gustaría pasar un día por Itaca.
    Un beso.

  2. lalalá... dice:

    para mi ítaca existe
    pero es todo ese camino lleno de dificultades y satisfacciones
    porque vivir es el mejor destino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: